Y entonces descubrí el Soutache

Estándar

Y fue amor a primera vista 🙂 Me lo encontré por pura casualidad buscando colores y diseños llamativos con adornos más bien tribales y étnicos y me enamoré. Entonces descubrí que sus orígenes eran europeos, sofisticados, decorativos y emblemáticos. En español es traducido del francés como trenza y quienes decoran textiles, entenderán muy bien que es un tipo de pasamanería usada como adorno sobre las prendas de ropa.

Así las cosas, en qué momento se volvió el Soutache un accesorio, una pieza de joyería o bisutería? Yo no sabría explicarlo, y no quiero gastar tiempo ni energías en averiguarlo, pero sí sé que se coló muy fácilmente en nuestra cultura latina. La cultura de nuestras hermosas mujeres que siempre quieren estar a la vanguardia en la moda, que quieren ser únicas y que quieren sobresalir entre la multitud. Por supuesto, yo me cuento entre ellas 🙂 y qué mejor forma de hacerlo sino creando, diseñando y luciendo las hermosas variedades de colores y formas que el Soutache nos otorga en esta era contemporánea.

Diseñar piezas de joyería en Soutache es dar rienda suelta a la imaginación y a la creatividad. Es romper esquemas, es sobrepasar límites, es dejar atrás formalidades, es sentirse única porque cada diseñadora es única y cada pieza creada también lo es. No existe una pieza igual a otra, no existe el copiar o plagiar porque cada diseño tiene un detalle que lo hace diferente de todos los demás. Su forma, su tamaño, su combinación de colores, sus accesorios complementarios siempre son únicos.

Hoy mi invitación es a atreverse 🙂 Atreverse a diseñar, a usar maxiaretes con maxicollares, a mezclar colores, texturas, piedras, encajes, tamaños. Atreverse a crear contrastes, a salirse de lo usual, a ser una fashionista.

Entretanto, yo seguiré dando rienda suelta a mi imaginación 🙂 y seguiré creando piezas únicas para tí que eres Única.

Bisutería o Bijutería?

Estándar

Hace varios años acompañé a unas amigas a comprar materiales para la elaboración de aretes y pulseras en pedrería de vidrio, Swarovski y vidrio pintado y esmaltado. Me pareció sencillo y divertido y entonces me aventuré a crear mis primeras pulseras con lindas y coloridas pandoras.

A mí me encantaron y se convirtieron en excelentes regalos para mis hermanas y amigas 😻💞

Tiempo después regresé al mismo lugar que recordaba como ese universo de color, texturas, diseños y fantasía y entonces, como en una tienda de juguetes, empecé a colectar sartas de piedras, diferentes tipos de hilos, separadores plateados y dorados, tijeras, pinzas y cualquier herramienta que me permitiera crear mis propios diseños 💞

img_20180117_005217901905060.jpg

img-20180822-wa0024992539428.jpg

Así nació la idea de elaborar mis primeras pulseras que hoy sigo diseñando y promocionando como lindos y sencillos regalos 😻

Aún sigo sin descifrar si el término correcto es Bisutería o Bijutería, pero en cualquier caso me sigue encantando combinar colores, tamaños y diseños 💞

img_20181103_221349_117-1918638083.jpg

img_20181103_221349_103-881153676.jpg

img_20181103_221349_104-1076068902.jpg

img_20181103_221349_1281370449146.jpg

img_20181103_220744_974-1553913566.jpg

img_20180819_131544-850283897.jpg

img_20180428_141200-11559434043.jpg

Qué opinan?

Un nuevo comienzo: Nuevos proyectos

Estándar

Cuando inicié mi Blog hace poco más de seis años el mundo en general se encontraba sumergido en el boom del cataclismo mundial de finales del 2012. Sin embargo el mundo recibió el 2013 con beneplácito, con la misma sensación de bienestar de cada 365 días y con los deseos repetitivos de hacer las cosas mejor que el año anterior.

De ese tiempo a hoy, los deseos, las sensaciones, los proyectos y los propósitos no han tenido mayores variaciones pues las personas en general siguen planeando igual y siguen abandonando sus sueños igual y el mundo, entretanto, se sigue sumergiendo en el caos.

Claro está, este Blog no es el sitio para discutir éstos temas tan trascendentales 🙂 Por el contrario, éste es un espacio para relajarse y darle rienda suelta a mi imaginación creativa. Para que ustedes, mis apreciad@s visitantes me den sus opiniones y me brinden su apoyo 🙂 🙂 🙂

Hoy reaparezco, con un proyecto que ya he venido desarrollando desde hace meses: compartirles mis propios diseños que podrán disfrutar a partir de la fecha y que no sólo se limitan a ofrecer lindas piezas decorativas sino también a ayudar a crear una identidad propia.

Les invito a seguirme en Instagram bajo mi perfil @muackcesorios o en m.facebook.com/muackcesorios

Les invito a dejar volar también su imaginación y a consentirse con las cosas que les gusten, les invito a soñar y verse bellas 💞 💋 💞

Moda payaso?

Estándar

Quienes nos divertimos con “el crimen ferpecto”, comedia española de humor negro del año 2004, descubrimos muy al final de la película que Lourdes, la maniática protagonista, de ser una mujer fea, fea, casi desapercibida por el sexo masculino, de una familia bastante disfuncional, pasa a convertirse en todo un ícono fashionista, gracias a su moda payaso.

Y su moda payaso en realidad era bastante explícita: pelucas despeinadas en divertidos colores, sombreros carnavalescos, caras maquilladas y con el toque auténtico del pimpón rojo como nariz, camisetas a rayas y pantalones muy anchos en tonos neón y los inconfundibles zapatos gigantes de amarrar. Pero existe fuera de las pantallas de cine una tendencia o estilo que pueda asemejarse a la moda payaso? Pues déjenme decirles que sí la hay y descubrí que la han llevado a la pasarela dos diseñadores de origen europeo cuya marca Meadham Kirchhoff (por sus apellidos) ha vestido, según estuve leyendo, a celebridades de la talla de Kylie Minogue. Su estética de diseño ha sido definida como una corrupción de las prendas clásicas y una revaluación de los valores de la banalidad de la cultura contemporánea. Interesante no? Como no quiero atreverme a malinterpretar su definición, les invito a visitar el siguiente link que habla por sí solo:

Meadham Kirchhoff

La combinación de lo clásico y romántico, expresado a través de los velos y las delicadas texturas se salen de lo común cuando son incorporados, de manera nada sutil, con la pedrería chispeante, la diversidad de colores y los diseños recargados de las prendas sobre prendas. Resulta absolutamente envolvente. 

Como ya lo mencioné anteriormente, yo que me considero una seguidora de las tendencias kitsch, lamento que aquí donde vivo, seamos tan extremadamente tradicionales y nos conformemos siempre con los mismos diseños, con las mismas texturas y con los mismos colores. Aplaudo a los diseñadores de avanzada que en nuestro continente oponen resistencia  a esa tradición. Queremos saber dónde están!

Ojalá esté muy cercano el día en que no tengamos que desplazarnos hasta el otro lado del charco para poder sumergirnos en el apasionante universo de las tendencias no convencionales.

moda payaso 04 moda payaso 05

Kitsch: lo máximo

Estándar

Una de las palabras del idioma alemán que me más me gusta es “kitsch”. Es una palabra corta, sonora, exótica y con una sola vocal en medio de cinco consonantes. A los alemanes les encanta unir muchas consonantes en una sola palabra y darse el gusto de pronunciarla bien. Por el contrario, para quienes hablamos español, una palabra como “kitsch” resulta casi impronunciable, así que cada uno terminamos dándole nuestro toque personal. Su significado, no obstante, está asociado con un verbo alemán “verkitschen” que significaba barrer la mugre de la calle (guacala!).

Mucha gente aún sigue relacionando el término con lo pasado de moda, con estilos de mal gusto, con las baratijas o con imitaciones de baja calidad. Inclusive en algunos países de Latinoamérica no se han salvado de ser catalogados dentro de este género, cantantes de la talla de Yuri, Lucero, Myriam Hernández y por excelencia, dos reconocidas artistas de YouTube, a saber, la pequeña Wendy Sulca y la famosa Tigresa del Oriente. Hasta nuestro hermoso folclor vallenato estuvo mal etiquetado tiempo atrás (espero que ya no) dentro de esta categoría por medios que decían ser especializados en el ámbito musical.

Pero es en realidad la cultura kitsch algo tan chocante o de mal gusto? Yo me considero una defensora incondicional de sus tendencias. La moda kitsch es la celebración de lo colorido y lo extravagante, es la explosión del arte descontrolado e incoherente, es la libre expresión de la originalidad pero aderezada con talento y creatividad. La moda kitsch guarda su propia estética, pues no es simplemente recargarse de prendas y accesorios y colores a un mismo tiempo. Es saber qué elegir, cómo mezclar dependiendo de la ocasión, pero haciéndolo con estilo y sobriedad.

Ya quisiera yo poder usar los corazones de Agatha Ruiz de la Prada o los sombreros tutti frutti al estilo de Carmen Miranda, pero por lo pronto soy feliz siendo yo misma, siendo “kitsch”, con mi estilo propio, al estilo ReinAmigdala 🙂

ARdlP 01 ARdlP 02 Lady Gaga al estilo Hello KittyKITSCH-MODA-31

Vitrinear o no vitrinear

Estándar

Con cierta frecuencia salgo a hacer algo que a las mujeres nos encanta, pero que los hombres detestan: vitrinear.

Para mí vitrinear es el arte de caminar por una zona comercial sin ningún motivo diferente al de mirar las vitrinas. De vez en cuando, entrar y preguntar los precios de la ropa, zapatos, aretes, collares, anillos, perfumes, sombreros, bolsos, gafas, pashminas, pulseras, etc. que me llaman la atención (uff… la lista puede ser interminable), de pronto pasar al siguiente nivel que es el medirme algunos de los artículos exhibidos y al final del día, no comprar nada. Sin embargo, la satisfacción que me queda es fascinante, es haber podido degustar el dulce sabor de verme y sentirme como toda una fashionista por unos contados minutos.

Resulta interesante que cuando intenté buscar la traducción al inglés de “vitrinear”, lo más cercano que encontré fue “window shopping”. Creo que esa expresión definitivamente mata la pasión por el vitrineo. Será por eso que los angloparlantes del norte al no disfrutar el “window shopping” se dedican generalmente a la búsqueda frenética de las ofertas en los “outlets”? Y con qué se quedan al final? Con una amplia gama de tennis o sandalias de caucho, bermudas de jean (mezclilla) o de dril y muchas, muchas camisetas en aburridos colores o con diversos logotipos.

Debo confesarles que en contadas ocasiones me he dejado llevar por el consumismo y no lo niego, los “outlets” me han dejado también grandes satisfacciones. No obstante, definitivamente me quedo con el vitrineo.

Y tú qué prefieres: vitrinear o no vitrinear?

:::::::::::::::::::::

Quite often I go out to do something that women love, but men hate: vitrinear.

For me, “vitrinear” is the art of walking in a shopping area for no other reason than looking through the windows of the stores. From time to time, I go in and ask prices of clothing, shoes, earrings, necklaces, rings, perfumes, hats, bags, sunglasses, pashminas, bracelets, etc… that catch my attention (uff… the list can be endless), suddenly move to the next level which means trying some of the items on display and at the end of the day, coming back home without buying anything. However, the satisfaction I have is fascinating. My reward is to taste the sweetness of looking and feeling like a successful fashionist for a few minutes.

When I tried to find the English translation of “window shopping”, it was interesting that the closest translation for this action I found was “window shopping”. I think that phrase definitely kills the passion for the “vitrineo”. Could it be that the reason why English speakers from North do not enjoy the “window shoping” and instead of it, they usually prefer to immerse themselves into the frantic search for the offers on the “outlets”? And which are the results at the end of the day? They come back home with a wide range of cheaper tennis shoes or rubber sandals, jean-shorts or drill-shorts and many, many shirts in different boring colors or logos.

I must confess that sometimes I have been guided myself by consumerism and I cannot deny it: the “outlets” have also left me great satisfaction. However, I definitely prefer the “vitrineo”.

What do you prefer: “vitrinear” or not?